conciliacion

ÚNETE A NOSOTROS, ¡QUEREMOS CONCILIACIÓN!

El grupo “Madres, sí. Pero guerreras también” ha organizado una quedada twittera los días 1 y 2 de septiembre bajo el hastag #MisionConciliacion, con el fin de hacer visibles los problemas de todos los trabajadores, que necesitamos una conciliación familiar y laboral real.

Yo quería escribir acerca de esto, pero no sabía muy bien qué, o cómo expresar todas las necesidades de tiempo en familia, de tiempo de ocio, de momentos para desconectar, para ocuparte de familiares que precisan ayuda…

Hoy ha muerto una mujer muy joven de nuestro grupo de apoyo. Una mujer valiente, luchadora, siempre con una sonrisa en la boca a pesar de lo que estaba pasando. Con dos niños de menos de 4 años. En momentos como estos te das cuenta de muchas cosas: del tiempo que perdemos en nimiedades, en cosas que realmente importan bastante poco. Desde luego, bastante menos que el disfrutar de nuestra vida, que no sabes cuán larga va a ser. No sabes los lugares que podrás visitar, no sabes cuántos cuentos más les vas a poder leer a tus hijas, cuántos besos más les vas a poder dar, no sabes cuántas veces más podrás compartir un momento a solas con tu pareja.

La vida es breve, demasiado como para malgastarla en jornadas interminables, y encima con sueldos miserables.

Y a las mujeres, además, nos han engañado muchísimo con nuestra “autorrealización”, y con el ser superwomen. Terminamos nuestra jornada laboral, y continuamos con la otra jornada, esta vez en casa (aún mayoritariamente responsabilidad de la mujer, tristemente), en el poco tiempo que te queda “libre”: fregar, limpiar el polvo, planchar… La casa tiene que estar impoluta, los niños impecables y silenciosos, y la ropa planchada. Y si no es así, no tardamos en recibir críticas del entorno, de las arrugas de la falda y de tu desordenado salón… Si reivindicamos un permiso por maternidad más largo es porque queremos más vacaciones a costa de los demás. Si solicitamos una reducción de jornada para llegar a todo (con la reducción de sueldo que eso implica), es que eres una floja porque todo el mundo trabaja fuera de casa y no se queja tanto, y la suerte que tienes de tener trabajo, y así un largo etc. Os ha pasado, ¿verdad? Pues yo digo: ¡Venga ya! Así hay cada vez más adultos medicados por problemas de ansiedad. Así nos encontramos cada vez más niños necesitados de cariño y atención, con baja autoestima y diagnosticados de depresión. Cuando llego a casa después de horas recorriendo el mismo pasillo arriba y abajo, atendiendo a mis pacientes lo mejor que sé y puedo (sobre todo con la gran falta de personal), lo que menos me apetece es ponerme a planchar kilos de ropa o limpiar el polvo. Quiero una conciliación real, tiempo suficiente para ocuparme de mi trabajo, de mi casa, pero sobre todo de los míos y de mí. Quiero poder llegar a casa a una hora razonable para ver a mis hijas, tirarme en el sofá y que mis niñas se quiten la palabra la una a la otra para contarme lo que han hecho cuando yo no he podido estar con ellas. Quiero que se me tiren encima y leerles un cuento, o diez. Quiero que mis hijas me enseñen los juegos que se han inventado y jugar con ellas. Quiero hablar con mi pareja, que me cuente qué tal le ha ido el día, y se desahogue si ha sido malo. Quiero tener algún fin de semana libre completo al mes para dedicárselo por entero a mi familia. Quiero terminar de leer una novela. Quiero aprender inglés. Quiero ver crecer a mis hijas y no perderme nada.

Si tú también quieres una conciliación real, únete a nosotros los días 1 y 2 de septiembre, a las 22h en twitter, con el hastag #MisionConciliacion.

Artículos Relacionados

Deja tu comentario

Sobre la autora

Me llamo Noelia Fernández Gutiérrez. Soy enfermera, asesora de lactancia y madre de dos niñas ingeniosas, divertidas y maravillosas. Antes de tener a mi primer bebé no podía imaginar cómo el ser madre me iba a cambiar la vida y mi forma de pensar. Las dificultades por las que pasé con la crianza de mi primera hija me motivaron para formarme como asesora de lactancia, pues quería poder ayudar a otras madres inexpertas. Por ese motivo también, nace esta página web. Espero que os resulte útil.