super-madre

TODAS SOMOS SÚPER MADRES

Recientemente apareció en el periódico El Mundo la siguiente publicación titulada: Malas Madres contra Súper Madres: La última batalla que divide a España. Trata de enfrentar a las madres que crían de una forma más cercana y a las que lo hacen de forma más tradicional. De entrada, el título me parece muy ofensivo, porque a no ser que maltrates a tu hijo, la forma de criarlo no te convierte en una mala madre. Yo pienso que todas queremos a nuestros hijos hasta el infinito, queremos que sean felices, y sufrimos inmensamente cuando ellos lo hacen. Eso nos convierte a todas en las mejores madres para cada uno de nuestros hijos. A partir de aquí, cada persona elige el modo de crianza que más se adapta a su logística familiar, a la educación recibida, a la información obtenida, a  sus creencias y pensamientos y  a su forma de vida.

También me parece muy ofensivo el título, porque da la sensación (al menos a mí) de que se refiere a las madres que crían (o tratamos de criar) de forma cercana, como “Súper Madres”, pero no como un elogio, sino de manera más bien despectiva. Esas madres que dejan todo de lado por dedicarse a sus hijos. En algún comentario incluso pone que nuestra vida está vacía y por eso nos volcamos en el cuidado de nuestros hijos…

Sin embargo, yo creo que pretenden que nos centremos en esa “lucha” para tratar de desviar la atención de lo que es realmente importante. Todas en realidad somos súper madres cuando tratamos de criar niños en esta sociedad donde no se tiene respeto alguno por ellos ni por sus necesidades, y donde las mujeres aún no importamos un pito.

Queremos tener opciones:

-Permisos maternales más amplios. Hay madres que desean volver a su trabajo pronto, por el motivo que sea (realización, promoción, les encanta su trabajo…). Otras deciden quedarse en casa con sus hijos. Otras lo queremos todo: permanecer en casa criando a nuestros niños, en la etapa de su vida que más nos necesitan, cuando precisan más presencia y seguridad, y después regresar a nuestro trabajo. 16 semanas de permiso de maternidad son una miseria: la mujer no puede recuperarse plenamente del embarazo, parto y postparto en ese tiempo. Y principalmente, porque un niño es dependiente de su cuidador principal los primeros años de su vida, no 16 penosas semanas. Además, si deseamos alimentar a nuestro bebé con lactancia materna, la OMS recomienda 6 meses de lactancia materna exclusiva, y conseguirlo en estas condiciones es realmente complicado, y requiere un gran esfuerzo y sacrificio por parte de las madres. El breve tiempo de permiso es un gran culpable de abandonos en la lactancia.

-Permisos paternales más amplios. Los padres quieren estar con sus hijos e implicarse en su crianza. Y las madres necesitan mucho su ayuda, apoyo y acompañamiento, sobre todo los primeros meses de vida de los niños. Un mes de permiso paternal es otra miseria.

-Deseamos tener la seguridad de que una posible maternidad no será impedimento para obtener un trabajo o promocionar en él.

-Concienciar a la sociedad de que los niños son parte importante de esta. No se debería discriminar a una mujer por amamantar en público o por viajar, ir a un museo, al cine, a un restaurante… con niños.

-Necesitamos información veraz sobre los diferentes tipos de crianza, sus pros y sus contras, y queremos ser libres para elegir. No es justo que una mujer sienta que la obligan a amamantar, o que reciba presiones para dejar de hacerlo. ¡Dejad de infantilizar a la mujer y madre!¡Somos adultas, somos muy capaces de decidir lo que más nos conviene a nosotras y nuestros hijos!

¿No sería así más gratificante la maternidad?

Vamos a respetarnos más, y a luchar JUNTAS por lo realmente importante.

 

Artículos Relacionados

Deja tu comentario

Sobre la autora

Me llamo Noelia Fernández Gutiérrez. Soy enfermera, asesora de lactancia y madre de dos niñas ingeniosas, divertidas y maravillosas. Antes de tener a mi primer bebé no podía imaginar cómo el ser madre me iba a cambiar la vida y mi forma de pensar. Las dificultades por las que pasé con la crianza de mi primera hija me motivaron para formarme como asesora de lactancia, pues quería poder ayudar a otras madres inexpertas. Por ese motivo también, nace esta página web. Espero que os resulte útil.