madres guerreras

PERMISOS DE MATERNIDAD Y PATERNIDAD

En nuestro país todo lo relacionado con los cuidados queda relegado a un segundo plano, y desgraciadamente, así ocurre también con el cuidado de nuestros hijos. Es cierto que en los últimos tiempos se habla mucho de conciliación de la vida laboral y personal, pero en la realidad se están llevando a cabo pocas medidas reales, y la mayoría de los partidos políticos lo que proponen es la creación de más guarderías públicas y gratuitas. Pero la mayoría de madres no es eso lo que queremos ni lo que necesitamos. Se nos parte el corazón cada vez que tenemos que dejar a nuestros bebés de 16 semanas al cuidado de otros, cuando es a nosotras a quien nuestro bebé necesita aún y durante mucho tiempo más.

Y es que los permisos de paternidad y maternidad en este país son vergonzosos y realmente te puedes dar cuenta de lo poquísimo que se conocen las necesidades de los bebés, o lo poquísimo que les preocupan a quienes manejan los hilos.

En primer lugar, el permiso de paternidad: 15 tristísimos días tienen los padres para quedarse con su familia tras un parto. Los políticos se llenan la boca hablando sobre la igualdad entre hombres y mujeres, el reparto de tareas y tal y cual, y sólo conceden 15 días de permiso. Bueno, claro, la madre puede renunciar a parte de su permiso de maternidad en favor del padre… ¡Pero qué locura es esta!. Tras el nacimiento del bebé, la mamá va a estar centrada en él las 24 horas del día. El bebé es un ser totalmente indefenso que precisa, para su óptimo desarrollo físico y emocional, que sus necesidades sean resueltas lo antes posible. La madre va a precisar apoyo y ayuda con el bebé, las tareas del hogar, los otros hermanitos del bebé, etc., y no sólo 15 días. Un bebé no se convierte en independiente en 15 días. Además, el padre también desea conectar y vincularse con el recién nacido. Tras volver al trabajo, con las extensas jornadas laborales de muchos padres, ¿cuánto tiempo le queda para estar con su hijo y conectar con él?

Y qué decir del permiso de maternidad… 16 semanas, que no llegan ni a cuatro meses. En primer lugar, la OMS recomienda lactancia materna exclusiva, es decir, sólo leche materna, nada más, ni agua ni otros alimentos, durante los seis primeros meses del bebé. Si antes de los cuatro meses debemos volver al trabajo, ¿cómo lo hacemos?. Pues con grandes esfuerzos, la verdad: unas semanas antes las mamás ya van creando su banco de leche materna mediante extracción. Hay muchas madres que hasta ese momento no han precisado utilizar un sacaleches, y es algo que requiere práctica, por lo que al principio lograrán extraer poca leche, cosa que les va a empezar a preocupar por si no pueden dejar suficiente leche a sus bebés. Como no saben cuánta leche toma su bebé, porque nunca han necesitado saberlo, ya que les daban lactancia a demanda, les preocupará también si se han extraído y guardado todo lo que van a precisar… Además, la vuelta al trabajo suele coincidir con una de las crisis de lactancia más importante, en la que el bebé va a necesitar estar más tiempo al pecho para aumentar la producción. Esto va a producir en las madres la falsa creencia de que se están quedando sin leche, justo cuando van a tener que volver al trabajo, por lo que muchas madres provocarán un destete anticipado y en muchas ocasiones no deseado, con lo que esto conlleva: para el bebé, por un lado, pérdida de su mayor objeto de satisfacción física y emocional, así como disminución del contacto con su madre, justo cuando más lo necesita, pues debido a la vuelta al trabajo ya pasa demasiado tiempo sin su madre. Por otro lado, pérdida de los enormes beneficios de la ingesta de leche materna. Y para la madre, frustración, sentimiento de culpa, sensación de haber perdido y privado a su hijo de algo muy importante para ambos.

Y no podemos olvidar la teoría cada vez más aceptada de la exogestación: el bebé precisa estar cerca de mamá otros nueve meses, como una gestación fuera del útero. Si los bebés precisan esto para tener una adecuada salud emocional, para ser más seguros y autónomos en un futuro, ¿por qué debemos separarnos de ellos a las 16 semanas?

A favor de la conciliación real, y de una extensión de la baja maternal que sea coherente con las recomendaciones de la OMS con respecto a la lactancia materna, se realizó un encuentro en Barcelona el pasado 12 de junio, como el realizado en Ávila el pasado mes de abril, que fue un éxito. Si queréis saber más sobre el evento, podéis visitar su página en Facebook: www.facebook.com/madressiguerrerastambien.

Luchemos por la conciliación real. Confía en tu lactancia.

Artículos Relacionados

Deja tu comentario

Sobre la autora

Me llamo Noelia Fernández Gutiérrez. Soy enfermera, asesora de lactancia y madre de dos niñas ingeniosas, divertidas y maravillosas. Antes de tener a mi primer bebé no podía imaginar cómo el ser madre me iba a cambiar la vida y mi forma de pensar. Las dificultades por las que pasé con la crianza de mi primera hija me motivaron para formarme como asesora de lactancia, pues quería poder ayudar a otras madres inexpertas. Por ese motivo también, nace esta página web. Espero que os resulte útil.