Mothers breast ready for the baby

NO TENGO SUFICIENTE LECHE

Una de las frases más repetidas en las madres que no han conseguido amamantar es:

“No pude dar de mamar a mi bebé, no tuve suficiente leche.”

Sin embargo, la realidad es que el porcentaje de mujeres que realmente podrían tener dificultades para producir o secretar leche es mínimo. ¿Dónde está el problema entonces? El problema radica en el desconocimiento general del mecanismo de la lactancia materna.

Para empezar, cuando el bebé nace, es importante ponerle piel con piel con su madre cuanto antes, para fomentar el vínculo y un establecimiento temprano de la lactancia materna. Muchos expertos abogan por que todas las intervenciones que se le realizan al bebé nada más nacer sean, siempre que sea posible, sobre el regazo de su madre ( test de Apgar, vacunas…).

El primer alimento que recibe el bebé se llama calostro. Este es un líquido compuesto por agua, azúcares, inmunoglobulinas, grasas y proteínas que empieza a formarse durante el tercer trimestre de embarazo y que secretan las glándulas mamarias durante 3 a 5 días antes de que suba la leche definitiva. A pesar de lo que mucha gente piensa, es un alimento muy importante, y es lo que el recién nacido necesita para alimentarse. Además de ayudar al bebé a expulsar el meconio (la primera deposición del recién nacido), se secreta en cantidad suficiente para saciar al bebé, puesto que en esos primeros días el estómago del bebé tiene el mismo tamaño que una cereza. Conociendo este dato, y si además sabemos que la leche humana, al estar específicamente creada para nuestros bebés, es más digestiva, sería lógico pensar que el bebé volverá a tener hambre en poco tiempo. NO porque no haya leche suficiente, NO porque la leche no alimente. Y, sin embargo, ya en estos primeros días se les ofrece a los bebés la conocida “ayudita” de leche artificial. Lo único que el bebé necesita es mamar más a menudo, pues como ya comenté en otro post, la producción se adapta a la demanda. Si empezamos a sustituir tomas de pecho por lactancia artificial, más tarde subirá la leche definitiva, y menos leche se producirá.

Un agarre correcto es importante para que exista una succión adecuada por parte del bebé, para que no haya dolor al amamantar y no se produzcan problemas posteriores, como grietas o mastitis. Un asesoramiento adecuado ayuda a las madres y a los bebés a conseguirlo.

Cuando el bebé ya tiene algo de práctica, puede vaciar la mama muy rápido, creando a la madre la preocupación de no producir suficiente leche. Además, el número de conductos que llevan la leche desde la glándula mamaria al pezón, puede variar de una mujer a otra, pudiendo existir entre 4 y 18 conductos. El bebé cuya madre tenga 18 conductos vaciará la mama en menos tiempo.

Y, por supuesto, ya he comentado la importancia de la lactancia materna a demanda para conseguir una adecuada producción de leche, así como lo esencial de las tomas nocturnas.

La única “ayudita” que precisa tu bebé es que confíes en tu capacidad de amamantar. Si tienes dudas o problemas, busca asesoramiento en alguien que conozca bien el proceso de la lactancia materna, y confía en tu lactancia.

 

Artículos Relacionados

1 Comentario

  • Yenni mayo 11, 2016 06.03 pm

    hola mira te cuento yo amamante el primer mes pero no a libre demanda porque alguien tenia que hacer las cosas de la casa entonces el otro problema era que en el pecho derecho en el mismo hospital me ofrecieron una crema para aliviar el dolor y la herida que tenia en el pezon y oreola era tan desesperante que no le daba mucho y en el pecho izquierdo no tenia nada succionaba tan rápido la bebe que no aguantaba el dolor se lo quitaba y encima de ese dolor el otro dolor cuando se llenan los pechos aquello era un calvario y no use el extractor porque me enoje porque me la pasaba con la mano dale y dale y no sacaba mucho y se me fue disminuyendo la leche ahora mi pregunta es tengo un extractor electivo no siento que me chupa como quisiera pero podría volver a producir leche o no

    GRACIAS:

    Reply 

Deja tu comentario

Sobre la autora

Me llamo Noelia Fernández Gutiérrez. Soy enfermera, asesora de lactancia y madre de dos niñas ingeniosas, divertidas y maravillosas. Antes de tener a mi primer bebé no podía imaginar cómo el ser madre me iba a cambiar la vida y mi forma de pensar. Las dificultades por las que pasé con la crianza de mi primera hija me motivaron para formarme como asesora de lactancia, pues quería poder ayudar a otras madres inexpertas. Por ese motivo también, nace esta página web. Espero que os resulte útil.