metodo-kassing

MÉTODO KASSING

Aunque los bebés siempre prefieren el envase original, en ocasiones es necesario utilizar otros métodos para alimentarlos, bien porque la madre deba ausentarse, porque el bebé precise algún suplemento, etc. En estos casos siempre se recomienda evitar el biberón y utilizar otros medios (un vasito, una jeringa o una cuchara) por varios motivos, por ejemplo, la confusión entre tetina y pezón: ya sabemos que la forma de succionar en el biberón no es igual que la manera en que el bebé ordeña la mama, así que el bebé podría confundir la manera de alimentarse con uno y otro, y realizar un vaciamiento inadecuado de la mama, o producir dolor y grietas a la mamá al amamantar. Otro motivo para evitar el bibe sería la limpieza y cuidado que este requiere para que no llegue a existir un acúmulo de suciedad y bacterias que puedan comprometer la salud del bebé.

Sin embargo hay ocasiones en las que es inevitable el uso del biberón, sobre todo si dejamos a nuestro bebé al cuidado de personas no muy dispuestas a utilizar ‘utensilios extraños’ para alimentarlo. Al fin y al cabo el uso del biberón está totalmente normalizado en nuestra sociedad. En este caso, la mejor opción es dar el biberón mediante el llamado ‘Método Kassing’.

La asesora de lactancia estadounidense Dee Kassing ideó un método para dar el biberón, que recrea condiciones similares del amamantamiento al pecho en cuanto al agarre, esfuerzo y succión, con el fin de evitar el problema de la confusión tetina-pezón. Se debe colocar al bebé en una postura que le obligue a realizar el esfuerzo de la succión, en vez de que la leche caiga por la gravedad, como habitualmente se hace.

¿Cómo podemos realizarlo?:

-Debemos elegir un biberón con una tetina larga y redonda por todas partes, de forma que se recree el pezón materno. Evitaremos las tetinas anatómicas, que no son fisiológicas en absoluto. Y mejor si son blanditas.

-La tetina debe tener un flujo lento, el bebé debe realizar el esfuerzo de succionar. Como referencia, el bebé debería terminar el biberón en unos 20 minutos, que es aproximadamente lo que duraría la toma en los dos pechos. Si tarda menos de 10 minutos, es que el orificio de la tetina es demasiado grande y el flujo muy rápido. Si el bebé tarda más de 30 minutos, entonces el flujo es demasiado lento para su capacidad de succionar.

-Colocaremos al bebé sentadito sobre nuestro regazo, no tumbado como se hace habitualmente. Con una mano le sujetamos la cabecita, y con la otra el biberón, que se lo ofreceremos en posición horizontal, para evitar que la leche caiga por la gravedad, pero evitando que haya aire en la tetina.

-Estimulamos las mejillas, nariz y los labios del bebé, con el fin de que este abra la boca para mamar, como lo haríamos con el pecho.

-Cuando abra la boca, introducimos la tetina, tratando de que la punta de esta llegue al lugar de unión entre el paladar duro y el blando, lo que estimulará la succión del bebé, y hará que ordeñe la tetina como haría con la mama.

-Cuando ha realizado unas succiones, retiramos el bibe, volvemos a estimular mejillas y labios para que abra la boca de nuevo y volver a introducir el bibe. Esto lo realizaremos varias veces.

-Tras unos minutos mamando, le cambiamos de lado, como si cambiáramos de pecho.

-El bibe también se da a demanda. Con el método Kassing nos aseguramos de que el bebé autorregule su alimentación y deje de mamar cuando está saciado.

¿Te parece útil este método? ¿Habías oído hablar de él? Por favor, deja tus comentarios. ¡Gracias!

 

 

 

Artículos Relacionados

1 Comentario

  • Clara octubre 28, 2016 02.52 pm

    Gracias por la entrada! Conocía el nombre del método, pero no cómo se hacía.

    Reply 

Deja tu comentario

Sobre la autora

Me llamo Noelia Fernández Gutiérrez. Soy enfermera, asesora de lactancia y madre de dos niñas ingeniosas, divertidas y maravillosas. Antes de tener a mi primer bebé no podía imaginar cómo el ser madre me iba a cambiar la vida y mi forma de pensar. Las dificultades por las que pasé con la crianza de mi primera hija me motivaron para formarme como asesora de lactancia, pues quería poder ayudar a otras madres inexpertas. Por ese motivo también, nace esta página web. Espero que os resulte útil.