volver al trabajo

LACTANCIA Y TRABAJO

Esta semana se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, y se ha elegido como lema: “Amamantar y trabajar, LOGREMOS QUE SEA POSIBLE”. Lo cierto es que, al menos en nuestro país, estamos a años luz de unas políticas de conciliación laboral y familiar en condiciones, y muchas madres no ven viable una lactancia materna adecuada tras la reincorporación al trabajo, así que muchas de ellas deciden destetar. Esto puede provocar en el bebé un gran malestar pues, además de reducir de repente en unas horas el contacto con su madre, también desaparece la teta, que no olvidemos, no es sólo alimento físico, sino también emocional. Sin embargo, sí es posible continuar con la lactancia materna tras la vuelta al trabajo:
-Es importante conocer nuestros derechos en cuanto a lactancia materna, pues disponemos de un determinado tiempo por jornada laboral para realizar lactancia materna en casa, en el trabajo, o para extracción de leche. También podemos unir todas esas horas para quedarnos unas semanas más en casa con nuestro bebé. (Los tiempos dependen del convenio de cada empresa, pero existen unos mínimos para todas las trabajadoras).
-Unos quince días antes de volver al trabajo, la mamá puede empezar a crear su banco de leche. Se realizarán extracciones de leche (con sacaleches o de forma manual), envasándola de 50 en 50 ml, así evitará que se desperdicie mucha leche, pues una vez calentada o descongelada, debe desecharse lo que el bebé no haya ingerido.
-Esta leche podrá ser suministrada en diferido por la persona que se encargue del cuidado del bebé, tratando de evitar biberones, y utilizando en cambio otros utensilios, como cucharas, vasos o jeringas.
-Es posible que el bebé haga “huelga de hambre”, y prefiera el envase original (la teta). En este caso, no hay que preocuparse, pues las tomas que no haga cuando no está la mamá, las recuperará después, así como el tiempo sin su madre.
-Lo más seguro es que aumenten las tomas nocturnas, tanto para alimentarse como para recuperar el tiempo sin mamá. Una opción aceptable para recuperar ese tiempo y poder descansar es, como ya he comentado en otras ocasiones, realizar colecho seguro.
-Es importante amamantar al bebé justo antes de ir a trabajar, y justo al volver.
-Se pueden hacer extracciones de leche en el trabajo, para que la mamá no se sienta incómoda cuando se produzca una subida de leche, hasta que la producción se vaya regulando. Lo más fácil y rápido es la utilización de un sacaleches eléctrico, pero también se puede realizar con un sacaleches manual, o realizar una extracción manual. Esta leche debe guardarse en nevera, y podrá ser utilizada más tarde por la persona que cuide al bebé.
-Si no se dispone de tiempo para la extracción, o no hay un lugar adecuado para extraer o guardar la leche, la mamá puede ir al lavabo y extraer de forma manual un poco de leche para sentirse cómoda. Sólo tendrá que hacerlo unos días, hasta que la producción se adapte al cambio.
-Si la mamá se incorpora antes de los seis meses, y no es posible dar al bebé leche materna extraída, es conveniente adelantar la alimentación complementaria, antes que dar leche de fórmula, para evitar el contacto temprano con la proteína de la leche de vaca.
Tras la incorporación al trabajo, tu bebé te echará mucho de menos, y también a tu teta, pues en ella encuentra consuelo y amor. Aprovecha el tiempo perdido, dale besos, abrazos, mucha teta, y confía en tu lactancia.

Artículos Relacionados

Deja tu comentario

Sobre la autora

Me llamo Noelia Fernández Gutiérrez. Soy enfermera, asesora de lactancia y madre de dos niñas ingeniosas, divertidas y maravillosas. Antes de tener a mi primer bebé no podía imaginar cómo el ser madre me iba a cambiar la vida y mi forma de pensar. Las dificultades por las que pasé con la crianza de mi primera hija me motivaron para formarme como asesora de lactancia, pues quería poder ayudar a otras madres inexpertas. Por ese motivo también, nace esta página web. Espero que os resulte útil.