pareja

Lactancia materna. La visión del padre (I)

Hoy le he pedido a mi pareja y compañero de fatigas, que os relate su visión de la lactancia materna como padre. Espero que os guste:

 

Con el objetivo de ofrecer diferentes puntos de vista y ampliar en todo lo posible la información y experiencias expuestas en este blog, Noelia, administradora de esta web, compañera, amiga y madre de mis hijas me ha pedido que escriba una pequeña serie de entradas acerca de mi visión sobre todo lo relacionado con la lactancia materna, ahora que ha pasado un tiempo desde que nuestras hijas terminaron con esta etapa.

Lo primero que me gustaría comentaros son mis recuerdos y sensaciones cuando supe iba a ser padre por primera vez y durante los meses del embarazo. Mis principales (por no decir únicas) preocupaciones, se dirigían hacia las necesidades del bebé y mi capacidad para saber detectarlas y satisfacerlas. Saber cuándo llora porque tiene hambre, cuándo está enfermo o se encuentra mal, que nunca pase frío… Supongo que son los pensamientos normales que cualquier padre primerizo puede tener.

Ahora y después de cierto tiempo, con más experiencia, información y mejor perspectiva, me doy cuenta de que dos factores tremendamente importantes en aquel momento no recibieron por mi parte la atención requerida: las necesidades de la mamá en la etapa post-parto y la lactancia materna.

De la primera hablaré en una entrada posterior, hoy me gustaría (a modo de introducción) centrarme en lo que es el hilo conductor de este blog. Debo reconocer que cuando mi primera hija nació lo desconocía todo acerca de la lactancia materna. Para mí era simplemente un proceso natural, que suponía fácil e intuitivo para las madres y los bebés. En ningún momento me planteé que mi mujer pudiera tener dificultades (incluso dudas) acerca de cómo amamantar. Desconocía lo importante de muchas cuestiones que, como padres, hemos ido aprendiendo con el tiempo y la experiencia. Para mí ahora es claro que debí haber adquirido muchos más conocimientos e informarme en profundidad antes del nacimiento. En este punto tanto Noelia como yo coincidimos en detectar el mayor problema referente a la lactancia materna: la falta de formación. Poco o nada se trata de ella en los cursos de preparación al parto (tremendamente escasos para el padre, pero de esto hablaremos otro día) y ni los ginécologos, matronas o médicos de familia ofrecen en muchos casos información completa. Los padres, especialmente los primerizos, desconocen no sólo la extensa documentación disponible sobre la lactancia, sino que ni siquiera saben que esta documentación existe.

Con esto no sólo quiero defender la lactancia materna como la mejor opción posible (para mí lo es) sino el derecho de los padres a decidir cómo criar a sus hijos con toda la información disponible. Sin duda, de haber sabido todo lo que sé ahora, habría actuado de forma diferente con mi primera hija, que ha tenido que “soportar” a unos padres novatos e ignorantes de muchas cuestiones importantes.

La primera conclusión en mi experiencia: Formaos y obtened toda la información posible acerca de la lactancia materna, para que juntos como padre y madre podáis decidir y juzgar. Estoy seguro de que cuanto más conozcais los beneficios demostrados, tanto fisiológicos como emocionales, más valoraréis la lactancia materna como la mejor de las opciones.

Continuará.

 

Muy bonito, y pienso que muy acertado. Informaos y decidid juntos lo mejor para vuestros hijos, y confiad en vuestra lactancia. Muchas gracias, Víctor.

Artículos Relacionados

2 Comentarios

  • Elisabeth Sanchez diciembre 02, 2015 08.32 pm

    Que lindo es leer la voz de un hombre, de un padre!!! Porque aunque la mujer es la que va a parir y dar la teta son tan importantes, sosteniéndonos, conteniéndonos y cuidando a la familia. Coincido en que estar informados, permite poder elegir más. Y como dice el título del blog… confiar en la Lactancia no? Confiar en nuestros instintos. Me encanta el blog, gracias!!!

    Reply 
    • noelia diciembre 02, 2015 08.51 pm

      Sí, el padre es muy importante en la crianza, y afortunadamente, cada vez se implican más en ello. Y son una parte fundamental para el triunfo de la lactancia. Gracias Elisabeth.

      Reply 

Deja tu comentario

Sobre la autora

Me llamo Noelia Fernández Gutiérrez. Soy enfermera, asesora de lactancia y madre de dos niñas ingeniosas, divertidas y maravillosas. Antes de tener a mi primer bebé no podía imaginar cómo el ser madre me iba a cambiar la vida y mi forma de pensar. Las dificultades por las que pasé con la crianza de mi primera hija me motivaron para formarme como asesora de lactancia, pues quería poder ayudar a otras madres inexpertas. Por ese motivo también, nace esta página web. Espero que os resulte útil.