lactancia extendida

LACTANCIA EXTENDIDA O PROLONGADA

Actualmente la Organización Mundial de la Salud recomienda lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad del bebé, complementada con otros alimentos como mínimo hasta los dos años, y luego hasta que la mamá y el bebé quieran. A partir de los dos años de edad, la lactancia sería considerada “prolongada” o “extendida”.

Según datos históricos, culturales y antropológicos, el destete humano espontáneo se produce entre los dos años y medio y los siete.

Continuar con lactancia materna más allá de los dos años sigue teniendo muchas ventajas a nivel físico e intelectual. En contra de la opinión de muchas personas, la leche materna no pierde sus propiedades nutricionales, más bien al contrario, pues a medida que el bebé va creciendo, se incrementa su valor calórico. La leche materna continúa siendo un factor de protección frente a múltiples enfermedades, no sólo en los niños amamantados, sino también en las madres que amamantan. A nivel intelectual, los niños amamantados de forma extendida obtienen mejores resultados académicos, y en su edad adulta, trabajos más cualificados y mejor pagados. Existe una evolución más adecuada del lenguaje en los niños que toman pecho, debido a un mejor desarrollo de la cavidad oral y emplazamiento de los dientes de leche.

Y no debemos ovidar las grandes ventajas a nivel emocional, pues los niños que son amamantados son más seguros, autónomos y empáticos.

Sin embargo, y a pesar de todas estas ventajas demostradas mediante datos científicos, aún son muchas las creencias populares y mitos que fomentan un rechazo social y profesional hacia la lactancia extendida. Las mujeres que desean continuar con la lactancia más allá de los dos años deberían recibir apoyo familiar, y también profesional, en su decisión. Debería existir una mayor difusión de los beneficios de la lactancia materna prolongada, con el fin de normalizarla.

Si continúas amamantando a tu hijo mayor de dos añitos, ignora comentarios y miradas hirientes, poco respetuosas y nada informadas. A mayor duración de la lactancia, mayores son sus beneficios, presentes y futuros. Confía en tu lactancia.

Artículos Relacionados

Deja tu comentario

Sobre la autora

Me llamo Noelia Fernández Gutiérrez. Soy enfermera, asesora de lactancia y madre de dos niñas ingeniosas, divertidas y maravillosas. Antes de tener a mi primer bebé no podía imaginar cómo el ser madre me iba a cambiar la vida y mi forma de pensar. Las dificultades por las que pasé con la crianza de mi primera hija me motivaron para formarme como asesora de lactancia, pues quería poder ayudar a otras madres inexpertas. Por ese motivo también, nace esta página web. Espero que os resulte útil.