tandem

LACTANCIA EN EL EMBARAZO Y EN TÁNDEM

Muchas mujeres continúan dando el pecho a sus hijos cuando quedan de nuevo embarazadas, y en principio no existe ningún inconveniente:

A pesar de que es cierto que dar de mamar puede provocar contracciones uterinas, los expertos en lactancia materna suelen decir que si no hay contraindicaciones para tener relaciones sexuales, tampoco debe haberlas en el caso de la lactancia materna, por lo que no hay ningún motivo que les obligue a un destete. Sin embargo, sí es posible que se produzca un destete voluntario por parte del niño, debido a una disminución en la producción, o un cambio de sabor en la leche, que se vuelve algo más salada, pues la leche debe adaptarse al futuro recién nacido. Otros niños, en cambio, siguen mamando sin problema.

Algunas madres notan un aumento en las deposiciones de los niños amamantados, pues el calostro que comienza a producir la madre para el futuro bebé tiene propiedades laxantes.

Hay madres que pueden llegar a sufrir agitación del amamantamiento, que en ocasiones puede llevar también al destete, como ya comenté en un post anterior.

Una vez ha nacido el nuevo bebé, hay mujeres que continúan dando de mamar al hermano mayor, o este comienza a mamar de nuevo tras haber destetado durante el embarazo. Amamantar a un bebé y a su hermano más mayorcito se conoce como “Lactancia en Tándem”.

Hay mujeres que amamantan a los dos al mismo tiempo, hay otras que prefieren dar de mamar por turnos, optando por dar pecho primero al bebé, pues este es su alimento de forma exclusiva. En cualquier caso, tampoco existe ningún inconveniente en dar de mamar en tándem:

Como ocurre en el embarazo, la mujer puede llegar a sufrir agitación del amamantamiento, aunque sólo con el hermano mayor, lo que en ocasiones puede llevar al destete de este.

Hay personas que opinan que el hermano mayor puede dejar sin alimento al bebé. Sin embargo muchos estudios registran una mayor ganancia de peso en bebés que son amamantados en tándem. El hermano mayor ya sabe succionar, y lo hace de forma enérgica, por lo que provocará un aumento en la producción de leche.

Se ha recogido también un mayor vínculo, mejor relación, y menor incidencia de los temidos celos, entre hermanos amamantados en tándem.

Y en mi opinión personal, es una experiencia preciosa y única, así que disfruta de ella. Y confía en tu lactancia.

 

 

Artículos Relacionados

Deja tu comentario

Sobre la autora

Me llamo Noelia Fernández Gutiérrez. Soy enfermera, asesora de lactancia y madre de dos niñas ingeniosas, divertidas y maravillosas. Antes de tener a mi primer bebé no podía imaginar cómo el ser madre me iba a cambiar la vida y mi forma de pensar. Las dificultades por las que pasé con la crianza de mi primera hija me motivaron para formarme como asesora de lactancia, pues quería poder ayudar a otras madres inexpertas. Por ese motivo también, nace esta página web. Espero que os resulte útil.