lactancia una moda

LA LACTANCIA MATERNA A DEMANDA ES UNA MODA

Hace unos días, hablando con unas compañeras de trabajo sobre lactancia materna, una de ellas hizo este comentario: “ Eso de la lactancia a demanda, además de una esclavitud, es una moda, como lo de que duerman boca arriba o boca abajo, o que duerman en su propio dormitorio, o en la cama con sus padres. Antes recomendaban que se les diera de comer cada tres horas, y diez minutos de cada pecho, ahora cuando ellos quieran. Es una moda.”
La realidad es que cada vez se realizan más estudios científicos que avalan las nuevas directrices.
En primer lugar, la lactancia a demanda asegura una producción adecuada de leche. Cada vez que ponemos a mamar a nuestro bebé, se segregan una serie de hormonas que facilitan la producción de leche adaptada a las necesidades del bebé. Muy importantes son las tomas nocturnas, pues los mayores niveles de prolactina, una de las hormonas de la lactancia, se producen de madrugada.
Las madres, y la gente en general, tiene el concepto de que los bebés duermen muchísimo, así que una madre que tenga un bebé que demande el pecho a menudo puede pensar, sin una información adecuada, que su leche no alimenta a su bebé o que no tiene suficiente leche. Sin embargo la realidad es que un recién nacido hace entre 8 y 12 tomas diarias, y es conveniente poner al bebé a mamar cada vez que lo pida para asegurarnos una lactancia duradera, pues como ya he comentado, la producción se adapta a la demanda.
En segundo lugar no debemos olvidar que la lactancia materna no es sólo alimento físico, sino también emocional. Es posible que nuestro bebé o niño pida el pecho no porque esté hambriento, sino porque necesita ese momento de apego con mamá, estar en su regazo, sentirla, olerla… En las mamas se hallan los tubérculos de Montgomery, que son unas glándulas que mantienen lubricado el pezón, y que segregan también unas sustancias volátiles que recuerdan a los bebés el olor del líquido amniótico. Además, la lactancia materna hace que el bebé se sitúe a la distancia adecuada en la que la visión poco desarrollada del recién nacido puede discernir el rostro de su madre.
Así pues, la lactancia a demanda no es una moda, es precisa para las necesidades físicas y emocionales del bebé. Pon a tu bebé a mamar cuando lo pida, y confía en tu lactancia.

Artículos Relacionados

Deja tu comentario

Sobre la autora

Me llamo Noelia Fernández Gutiérrez. Soy enfermera, asesora de lactancia y madre de dos niñas ingeniosas, divertidas y maravillosas. Antes de tener a mi primer bebé no podía imaginar cómo el ser madre me iba a cambiar la vida y mi forma de pensar. Las dificultades por las que pasé con la crianza de mi primera hija me motivaron para formarme como asesora de lactancia, pues quería poder ayudar a otras madres inexpertas. Por ese motivo también, nace esta página web. Espero que os resulte útil.