madrelactando2

EFECTO ANALGÉSICO DE LA LACTANCIA MATERNA

Recientemente me propusieron dar una sesión clínica para actualizar conocimientos en mi trabajo, sobre la tetanalgesia, es decir, la propiedad analgésica del amamantamiento mientras al bebé se le realizan procedimientos dolorosos o estresantes. La verdad es que lo trabajé un montón, pues quería demostrar que existen datos científicos que han valorado los elementos que convierten la lactancia materna en el analgésico no farmacológico de primera elección.

Hace tiempo se pensaba que los bebés no sentían dolor por inmadurez de su sistema nervioso central, y al ser inacapaces de verbalizarlo, o recordarlo años después. Sin embargo, ahora sabemos que todas las estructuras anatómicas, fisiológicas y neuroquímicas se desarrollan antes del nacimiento, y que debido a la plasticidad del sistema nervioso en desarrollo, someter a un bebé a estímulos dolorosos o estresantes puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Para evitar estas consecuencias, se han venido utilizando métodos no farmacológicos de alivio del dolor. Numerosos estudios han probado la eficacia de estas intervenciones, entre las que se encuentran la administración de sueros con sacarosa o glucosa, la succión con el chupete, estimulación multisensorial (aromaterapia, musicoterapia…), el contacto piel con piel y, por supuesto, la lactancia materna.

Recientemente la OMS, tras la revisión de varios estudios que evaluaban una serie de parámetros (frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, saturación de oxígeno, respuestas conductuales y diferentes puntuajes de dolor), concluía que “la lactancia o alimentación con leche materna, en directo o en diferido, en general reduce el dolor durante los procedimientos de punción o venopunción en recién nacidos a término o neonatos, independientemente del lugar, en comparación con el placebo, ningún tratamiento, envolver al recién nacido con mantas, o usar chupete. La lactancia o alimentación con leche materna es una forma natural de alcanzar la analgesia, y a diferencia de la sacarosa, no produce efectos adversos”. Más claro, imposible.

La OMS también indica que la tetanalgesia:

.Es más efectiva en menores de seis meses, pero que se puede usar a cualquier edad.

.Es más efectiva si se practica durante el procedimiento, pero puede realizarse antes o inmediatamente después.

.Combina:

-Contención del abrazo materno.

-Succión.

-Sabor dulce.

-Otros agentes con propiedades analgésicas o que pueden convertirse en analgésicas de forma endógena.

Entre los agentes analgésicos presentes en la leche materna, yo he podido localizar los siguientes:

.Lactosa: “El azúcar de la leche”. Los alimentos dulces provocan la liberación de endorfinas.

.Endorfinas: Proteínas opioides que produce el organismo con acción analgésica.

.Triptófano: Aminoácido esencial involucrado en el sueño y el placer, preciso para promover la liberación de Serotonina, neurotransmisor que influye en el sueño y las emociones.

.Prolactina: Es la hormona encargada de producir leche en la glándula mamaria. Tiene muchos otros papeles importantes preparando el cuerpo y la conducta de la mujer para facilitar el maternaje, y además tiene efecto ansiolítico.

.Oxitocina: Conocida como “La hormona del placer” o “del amor”, regula algunas conductas como el comportamiento materno. Tiene efecto sobre las contracciones uterinas y en la eyección de leche materna, pero además la oxitocina activa el sistema parasimpático, disminuye la ansiedad y contrarrestra el sistema defensivo asociado al estrés. La oxitocina favorece el vínculo materno filial. Con cada pico de oxitocina, además de la eyección de leche, se produce un sentimiento amoroso. La oxitocina que se excreta a la leche materna produce los mismo efectos en el cerebro del bebé lactante, le produce relajación, serenidad, etc. Además, el bebé también produce oxitocina con el contacto asociado al abrazo de su madre durante el amamantamiento. Esto nos hace darnos cuenta de la gran importancia de poner al bebé piel con piel con su madre inmediatamente tras el parto, e iniciar la lactancia materna. En el nacimiento, el bebé recibe su primera tetanalgesia: existe un estrés positivo en el bebé que le ayuda a nacer, pero este no puede prolongarse en el tiempo, de modo que poniendo al bebé piel con piel con su madre e iniciando la lactancia, el bebé se relaja. Además, debido a la gran cantidad de oxitocina presente en el organismo de la madre tras el parto, se produce un vínculo especial que quedará grabado en el cerebro de ambos. Es una reacción similar a la impronta en los animales, con una gran ventaja para la supervivencia de la especie: las madres desean ocuparse de su bebé. El lugar más seguro para el bebé a partir de este momento será el seno materno.

La tetanalgesia tiene muchas ventajas: evidentemente, para el bebé, al reducir su dolor y estrés, pero también para la madre al sentirse útil tratando de disminuir el dolor de su hijo. Los sanitarios invertimos menos personal y tiempo en la realización de una técnica, disminuye nuestro estrés, y tenemos la oportunidad de valorar el agarre correcto. Y para la sociedad también existen ventajas, al tratarse de un método inocuo y barato, y promocionar la lactancia materna.

Es decir, está probado que la lactancia materna es el mejor método no farmacológico para disminuir el dolor y estrés en los bebés y niños lactantes. Ójala se empiece a conocer y difundir, y sobre todo, a utilizar de forma sistemática.

Tetanalgesia: otro motivo para confiar en tu lactancia.

Artículos Relacionados

Deja tu comentario

Sobre la autora

Me llamo Noelia Fernández Gutiérrez. Soy enfermera, asesora de lactancia y madre de dos niñas ingeniosas, divertidas y maravillosas. Antes de tener a mi primer bebé no podía imaginar cómo el ser madre me iba a cambiar la vida y mi forma de pensar. Las dificultades por las que pasé con la crianza de mi primera hija me motivaron para formarme como asesora de lactancia, pues quería poder ayudar a otras madres inexpertas. Por ese motivo también, nace esta página web. Espero que os resulte útil.